En ‘MasterChef’ siempre gusta sorprender en cada prueba e incluso por partida doble. Eso ha pasado en este sexto programa y Norma Duval no ha sabido controlarlo. Han sido dos semanas complicadas para ella dentro de las cocinas que acaban de la siguiente manera.

Una prueba de amor

La noche comenzaba con Eduardo Navarrate disfrazado de Cupido junto a los jueces. De dos en dos fue cogiendo a las aspirantes para preguntarles cual era su plato preferido, algo que podría jugar en contra de cara a la prueba. Después, Pepe Rodríguez y Jordi Cruz metieron a las cocinas una mesa con diez campanas, diez platos para cada uno de los concursantes.

Navarrete, con los apuntes que había tomado y unas pistas por parte de los jueces, fue el encargado de repartir los platos. Aquellos aspirantes que tuvieran postre iban a tener la receta, al fin y al cabo, siempre se dan oportunidades en ‘MasterChef Celebrity’. No parecía haber grandes complicaciones a lo largo del cocinado, aunque Norma Duval, en los últimos minutos tiró la toalla.

María Escoté fue felicitada por los jueces ante un plato que dedicó a su abuela. “Los sabores están clavados”, comentaba Samantha Vallejo-Nágera. Los siguientes fueron Daniela Santiago y Pepe Barroso, también felicitados. Una de las peores críticas fue para Manu Baqueiro: “El plato está en tu línea, decepcionante”, apuntaba Jordi.

Duval admitió que fue muy lenta al hacer su plato y los jueces prefirieron hacer una critica constructiva. “Después de una semana pasada tan dura, era el día para dar la vuelta a la situación. Reflexiona, vete a exterior con otra actitud”, decía Jordi. Por último, Nico Abad, quien vuelve a tener algún fallo que otro.

Fueron tres aspirantes los que no supieron replicar los platos: Norma, Isabelle y Nico. En la otra cara de la moneda estaban Escoté, Daniela y, como mejor plato, Pepe Barroso, con una replica perfecta y verá su receta durante toda la temporada en el restaurante ‘MasterChef’ de Madrid.

Lo nunca visto: la triple capitanía

Las aspirantes no han tenido que irse muy lejos, a Madrid Río. Duval empezó el programa con delantal negro porque se lo adjudicó María Escoté la semana pasada. De todos modos, tenía la oportunidad de quitárselo en esta prueba. En esta ocasión, la prueba de exteriores se iba a dividir en tres equipos.

Al ser los mejores en la anterior prueba, Escoté, Daniela y Pepe harían los equipos. Junto a Pepe estarían Isabelle y Manu. Daniela escogió a Lorena y Deltell. Por último, Escoté se quedó con Zurita y Nico Abab. Como ven, quedaba suelta Norma Duval, pues fue “premiada” con la triple capitana con la oportunidad de salvarse del delantal.

Se descubrió el menú de esta prueba. El azul (Escoté) debía cocinar gazpachuelo de algas, falso ravioli y un bizcocho y helado de maíz. Los delantales blancos (Daniela) tenían que preparar ajo blanco texturizado, yemas de espárragos y bizcocho de calabaza. Por último, el menú rojo (Pepe) se componía de zanahorias asadas, tuétano vegetal y albaricoques confitados.

Cada equipo tenía que elaborar 40 raciones de cada menú para 100 personas que iban a asistir a una clase de yoga en el espacio comentado. Los comensales elegirían el plato que quisieran. Empezó el caos de la triple capitanía, después de la primera explicación, cada equipo fue llamando de nuevo a Norma Duval porque aseguraban no haberse enterado de nada.

La primera visita de Pepe al equipo rojo no fue del todo productiva. Las zanahorias del entrante no estaban siendo tratadas como se esperaba, sin pelar y con mucha suciedad. Jordi pedía a los integrantes del equipo azul que tenían una capitana para preguntar topo tipo de dudas y no a él. El tercer equipo, el de los delantales blancos, estaba supervisado por Samantha. Tampoco estaba el cocinado para muchas risas.

Duval empezó a agobiarse y a olvidarse de los pasos a seguir. Si una doble capitanía es complicada, una triple ha quedado claro que es criminal. Pepe Rodríguez avisó a la capitana que el equipo rojo iba bastante bien, por lo que no necesitaba muchas más visitas. Complicaciones en el equipo azul, con Zurita a punto del desmayo teniendo que ser atendida por los médicos. Además, el cocinado tampoco iba del todo bien.

Después de una jornada estresante y llena de agobios llegaron las valoraciones por parte de los jueces. Norma no consiguió hacerse con la prueba y mantuvo el delantal negro. El equipo blanco se inventó un nuevo plato a través de un error de Daniela Santiago. Tampoco fue el día para el equipo azul, desde el principio fallando. El ganador de la prueba fue el equipo rojo (Manu, Isabelle y Pepe Barroso).

Un adiós esperado

Como privilegio de ser el mejor en la prueba de exteriores, Manu tuvo la oportunidad de salvar a María Zurita, aunque tenía que mandar a uno de sus compañeros ganadores a eliminación: Isabelle. Siete integrantes en la prueba de eliminación que se iban a enfrentar a una caja misteriosa situada delante de los jueces.

Aunque no era el momento de descubrirla. Primero, los aspirantes tenían que hacer la compra sin saber cual era el ingrediente principal. Ya colocados en sus posiciones, se descubrió que esa caja contenía plátanos. Manu iba a tener un segundo privilegio: dar los minutos para cocinar a sus compañeros pensando por los 90 minutos.

Ese máximo se lo dio a Isabelle con la idea de hacer un pan de banana. Los 80 minutos fueron para Deltell con un bizcocho de plátano. Escoté se llevó 70 minutos de cocina para hacer un frito, no dijo que exactamente. Los 60 minutos de cocinado se los llevó Daniela Santiago, quien no tenía claro que hacer. Tan solo quedaban tres aspirantes: Nico Abad quedó con 50 minutos para un tartar de atún con helado de plátano. Norma se quedó con los 40 minutos, mientras que Castell tuvo que conformarse con 30 minutos.

Deltell fue el primero en presentar el resultado final. “Tienes un poco más de mano de lo que pensamos”, le decía Jordi Cruz. Con tan solo 30 minutos, Castell presentó un plato exquisito, prueba superada. Isabelle, con mucho miedo ante la prueba creyendo que estaba salvado, presentó uno de los platos más ricos de estos años de ‘MasterChef’.

Los primeros comentarios negativos se los llevó Daniela Santiago. “Está bien hecho, pero le falta algo”, comentaban los jueces. Peor lo tuvo Norma Duval, sin apenas presencia del plátano, con un plato sencillo con 40 minutos… Otro de los peores también fue Nico Abad: “El helado de plátano está rico, pero si lo mezclas con atún es una marranada”, decía Jordi Cruz.

Como uno de los mejores platos del programa, Isabelle se salvó a la primera. Los siguientes en salvarse fueron Deltell, Escoté y Castell. Entre los tres peores, la eliminada fue Norma Duval después de dos semanas más que complicadas. “Me llevo un recuerdo maravilloso de vosotros”, decía la vedette a los jueces. “Que yo cocine es un auténtico milagro, ha merecido la pena. Es una experiencia dura, pero única y diferente. Me he notado muchas veces insegura”, concluía Duval.

 

Imagen destacada: rtve.es