Matrioska y Gnomo han sido las máscaras que han desvelado su identidad en el segundo programa de ‘Mask Singer’. La modelo Valeria Mazza y el periodista deportivo José Ramón de la Morena se escondían detrás de sus divertidos personajes.

Este miércoles se ha emitido el segundo programa de la temporada de ‘Mask Singer’ después de desvelar la identidad de Arantxa Sánchez Vicario y Tori Spelling en el primer programa. La mecánica ha sido exactamente igual en el programa de esta noche con dos truelos y, por ende, dos desenmascaramientos. Además, los miembros del jurado tenían también a su disposición el delatador que es la novedad de esta edición.

Cupcake, Sirena y Matrioska se enfrentaron en el primer truelo de la noche. Cupcake fue la primera máscara en entrar en el plató y confesó que es “el cup cake de la política” y “un postre que se crece entre las adversidades”. Confesó tener el don de la palabra, que le han ofrecido un puesto en la política y que tiene una relación especial con Arturo Valls.

Esta máscara interpretó ‘Nada que perder’ de Pignoise y después contó su primera cita amorosa. Ana Obregón estaba convencida de que era una mujer y pensó en Ana Milán. El resto de jueces se decantó por un hombre: Ambrossi estaba convencido de que era Samantha Hudson, pues tiene un tatuaje en el culo de Arturo; Mónica Naranjo pensó en el Gran Wyoming y Jaiver Calvo, en David Broncano.

Sirena fue la segunda protagonista del truelo. Era una mujer que habalaba en inglés y confesaba que “en otros lugares del mundo reconocen mi belleza y singularidad”. Enseñó un Globo de Oro dando a entender que es actriz, confesó tener muchos pretendientes e incluso mostró una careta de Donald Trump.

Esta máscara llegaba dispuesta a revolucionar el plató de ‘Mask Singer’ con ‘Shake it off’ de Taylor Swift. Javier Calvo parecía estar bastante seguro de la identidad de esta máscara y comenzó a acercarse al delatador. Dio su teoría y estaba prácticamente convencido de que se trataba de Kim Cattrall de ‘Sexo en Nueva York’. Ambrossi también se fue a esta serie, pero pensó en Kristen Davis.’ Ana Obregón se decantó por Daryl Hannah, mientras que a Mónica Naranjo le recordó a la talentosa Rachel Weisz.

Matrioska cerró el primer truelo de la noche. Esta máscara tenía un acento francés, confesó tener la suerte de haber vivido una “historia de amor de las de película” y que ha valorado más talentos que muñecas tiene en su interior. Además, en las imágenes se veía una mesa y un cartel con el cartel de Cumbre del G90. Matrioska se atrevió con ‘Bad Habits’ de Ed Sheeran.

Ambrossi confesó estar emocionado porque sentía que la canción, la actitud y las pistas encajaban: estaba prácticamente convencido de que era Xuxa. Calvo pensó en Karmele Marchante, Mónica Naranjo en Tamara Rojo y Ana Obregón, en Alaska.

Superado el primer truelo de la noche, llegó el momento de conocer la identidad de una de ellas. La que menos votos recibió fue Matrioska y, por tanto, tuvo que desvelar su identidad. Todos los miembros del jurado mantuvieron sus apuestas, pero ninguno de ellos acertó su identidad. ¡Debajo se Matrioska se escondía la supermodelo Valeria Mazza!

Segundo truelo y Gnomo desvela su identidad

El segundo truelo de la noche lo protagonizaron Gnomo, Gorila y Banderilla. Gnomo fue la primer máscara en salir al escenario de ‘Mask Singer’ con la intención de hacerse “muy grande”. Hizo constantes referencias a pintar casas y confesó que “no hay nada mejor en el mundo que salir de casa y empezar el día con el saludo cariñoso de todos tus vecinos”.

Interpretó ‘Clavado en un bar’ de Maná y Mónica Naranjo lo tenía tan claro que a punto estuvo de pulsar el delatador. Sin embargo, sus compañeros la frenaron. Naranjo apostó por Jordi Hurtado, Obregón por Rodolfo Sancho, Javier Calvo pensó en José María Cano de Mecano y Ambrossi, en Fernando Alonso.

Gorila fue el siguiente en salir al escenario, pero antes dio sus pistas. Confesó ser una leyenda y que “no se me cae el casco cuando digo que he cosechado más éxitos que pelo tengo en el pecho”. Además, reveló que todos los de su especie quiere que les enseñe su secreto del éxito. Se subió al escenario y puso al público a bailar al ritmo de ‘Tacones rojos’ de Sebastian Yatra.

Los miembros del jurado destacaron sus movimientos y lo bien que se movía sobre el escenario de ‘Mask Singer’. Ambrossi pensó en Jesús Calleja por sus aventuras, Ana Obregón en Iker Casillas, Mónica Naranjo por el gran piloto de rallies Carlos Sainz, mientras que Javier Calvo continuó en el deporte y tiró hacia Pedro García Aguado.

Banderilla fue la tercera y última máscara de este truelo, una apuesta muy original que robó el corazón de los jueces. Se definió como “la reina de los encurtidos” y “una banderilla deliciosa” que viene de “una gran familia de aceitunas”. Esta máscara puso el buen rollo con la mítica ‘A far l’amore comincia tu’ de Raffaella Carrà.

Había mucha confusión entre el jurado con la nacionalidad de banderilla. Ambrossi se fue a la nobleza y apostó por Sarah Ferguson, mientras que Ana Obregón pensó en la modelo Estefanía Luyk. Mónica Naranjo, después de interpretar un fragmento de ‘Sobreviviré’ por petición popular, trajo el nombre de Vicky Martín Berrocal. La última apuesta, la de Javier Calvo, fue Corinna Larsen.

Llegó el momento de desvelar la identidad de la segunda máscara de la noche. Así, la máscara menos votada fue Gnomo y tuvo que desenmascararse en ese mismo instante. Todos los investigadores mantuvieron sus apuestas anteriores, pero, de nuevo, ninguno acertó. ¡Debajo de Gnomo se escondía el periodista José Ramon de la Morena!

 

 

Imagen destacada: Elaboración propia